UN OASIS, ¿NO LO VES?

Canto a los momentos que no se cuentan.

UN NUDOUNA BOLAQUEMA. Un vómito vacío, un insulto, no, muchos insultos, reproches.Asfixia. Un nudo que asfixia a la altura del estómago y genera un vómito vacío que deja una bola que quema. Quema para siempre en los cuerpos que tienen algo que callar, que tienen algo que aguantar. Duelo interminable, inexistente, tapado por la obligación de moverse, porque quien para MUERE. Vomitar sentimientos oscuros usando malas palabras, perdón,  palabras duras a quien te quiere. El vómito es más agrio cuando más se logra callar. Respirar. Controlar una respiración que se descompasa, no, que se para. Ahoga. Un nudo, de cuerda gruesa de paja ocupa. Tragar saliva, no pasa. Llorar, ¿cómo se hace eso? Quema, y no cesa de hacerlo. Olvidar, no, no pensar. Atrapa. Es real. Una bola enorme sin cartel de salida. Se      cuela     por    un      instante      un      hilo      de      luz      entre      el      nudo      de    cuerda.       Un       poco       de        AIRE,       respiración         con         ritmo,         algo          de           color           en          las           mejillas,       el suficiente para poder responder -bien, gracias.-.

Amanece, unas 12 horas de luz, levanta, sostente, hay una fecha de calendario que tachar.

 

Villacañas - Laguna larga - m.de agua

¿Buceadora adaptada? simplemente buceadora, por favor

Publicado en la revista de buceo Escapate numero 6
http://issuu.com/buceourjc/docs/escapate_6-2013

“Julio Verne ya estaba loco y Cousteau también y ahora ustedes viajan al fondo del mar con su mujer que resulta que es negra”IMG_3531

Voy a hablar desde la total ignorancia de ” la industria del buceo” y desde mi sentimiento más sincero y mi experiencia.
Desde mi sentimiento estoy triste y desde la ignorancia estoy más triste. Esto del buceo adaptado no lo entiendo y se supone que yo soy buceadora adaptada, bueno, yo soy buceadora y punto, pero eso todavía no lo ve mucha gente.
La frustración es enorme, si tienes que levantarte cada mañana y volver a explicarle al mundo que eres para ver que te deja hacer y la frustración es mayor cuando tú ya sabes que eres: Una persona.
Por lo visto la gente no lo tiene claro, y le dices una y otra vez: ” pues una persona igual que tú, o ¿tú que miras?”.
Pues en buceo pasa igual, soy una chica que quiere bucear, sin embargo eso no es lo que el mundo del buceo piensa. Dicen que soy una buceadora adaptada y parece que te dicen literalmente; ¡adáptate!
Piensa que no hay barcos pensados para que buces, así que; ¡ADAPTATE! No hay trajes ni material pensados para ti, así que ¡ADAPTATE! No todo el mundo quiere bucear contigo, así que ¡ADAPTATE! Ir a bucear te va a costar más caro porque necesitas más, así que ¡ADAPTATE! SÍ te tiene que ayudar alguien, ocupa y paga: ¿quieres que le prestemos un tubito para hacer snorkel?, así que ¡ADAPTATE!
Sin embargo, te dicen que claro que puedes bucear, porque gracias a la integración hay; ¡CERTIFICADORAS DE BUCEO ADAPTADO!
Pagaras tus títulos como todos pero tendrás que bucear con instructores de adaptado que también pagaran su nuevo título y por tu seguridad solo podrás bucear con ellos probablemente en sus centros. Como solucionar todo lo anterior, búscate la vida, lo importante es que tienes título.
De vez en cuando cogen a unos pocos de esos que hay que integrar y se hacen una foto con una “entidad sin ánimo de lucro”, pero luego como alguno quiera seguir buceando se encontrará con títulos pero con muchas barreras. Esto no se hace con maldad, sino con el desconocimiento de la diferencia entre el termino integración e inclusión.
¡MIREN NO! yo no quiero que me regalen nada, que la vida está muy dura para todos, y entiendo que tengo que aprender otras pautas concretas para bucear con seguridad, pero déjense de tonterías y no me integren, INCLUYANME!
Piensen en equipos y neoprenos que nos valgan a todos, puntos de inmersión para todos, barcos para todos, titulaciones que me permitan bucear con quien quiero, que ya nos adaptamos nosotros, hablen de accesibilidad.
Cada persona con diversidad funcional (discapacidad) es un mundo, y no van a ser mis piernas las que me capaciten para bucear, será mi aptitud.
Si siguen sin entender porque estoy triste, voy a utilizar unos ejemplos que nos gustan mucho a mi colectivo:
Qué pasaría si una certificadora o un centro no dejara bucear a una mujer por ser madre, bueno, si hace la titulación de ” buceadora con hijos”, sí, o no dejara bucear a un negro porque luego huelen los neoprenos mucho a negro y su certificación solo les deja bucear con negros o a un gordo porque su flotabilidad… y no vamos a hacer neoprenos grandes que se ven feos ¿quién los va a comprar?
Lo que pasaría es que nos echaríamos las manos a cabeza.
No hace tanto que los negros entraban por la puerta de atrás, ni hace tanto que no se contrataban mujeres, no hace tanto que no queríamos inmigrantes y ahora nos queremos ir nosotros.
Mi estimada “industria del buceo” yo no quiero integrarme quiero que me incluyan y que me cueste y fabriquen igual un neopreno con una cremallera pensada para mí, que para una mujer o para un macho ibérico estándar del buceo.
Mis estimadas “certificadoras adaptadas” déjenme decidir con quién buceo, sí ya estamos certificados, ustedes nos cualificaron, ya valoraremos nosotros que necesitamos en el agua.
Quiero bucear “en negro”, sin marcas ni nombres hasta que piensen incluirme. Buceo con personas no con certificadoras, buceo con centros, no con simples negocios, yo lo que quiero es ver pececitos y no quiero tener que volver a explicar que lo que soy, porque soy simplemente una persona que quiere bucear.
Me gustaría que mis palabras se entendieran como una crítica constructiva y nos sirvan para reflexionar y mejorar.
Julio Verne ya estaba loco y Cousteau también y ahora ustedes viajan al fondo del mar con su mujer que resulta que es negra.

Alguien extraño con quien convivo a diario

Parada metro de Madrid Voy a hablaros sobre alguien extraño del que todavía no me atrevo a pronunciar su nombre.

Poca gente quiere definirlo, no se atreven. Los brujos y eruditos estudian sobre él, pero no saben cómo hacerle desaparecer, nadie quiere que esté con nosotros, aunque él tiene su derecho a existir y lo que existe se puede ignorar, pero no se puede destruir.
Muchos le conocieron, y muchos convivimos con él.
Os lo trataré de describir por si le veis paseando conmigo y no me veis feliz, lo trataré de describir para que entendáis a los que le conocen y no les juzguéis, os lo trataré de describir para que me cueste menos convivir con él, os lo trataré de describir porque tal vez sea la única forma de ignorarlo.
No recuerdo el momento exacto en el que le conocí, y no sabía que se quedaría siempre, creo que no actúa igual con todos los que le conocemos, pero a muchos se nos presenta un día y es difícil hacerle callar.
Siempre está hablando y su tono oscila a su deseo, al igual que su discurso, en ocasiones tan osado que te hace rabiar y llorar y otras tan agradecidamente monótono que te permite ignorarlo, ¡benditos esos días!
Es muy listo, siempre sabe que decir para llevarte al límite, hasta que se va apoderando de tus ganas, de tus sonrisas y vives para convivir con él.
Se pone de acuerdo con tus días malos para atacarte, parece confabular con el tiempo, y cuando éste es extremo y pesado de llevar, su voz se escucha más alta.
Si nunca le escuchaste hablar, no te aconsejo que hables de él, no serías justo con quien sí lo conoce.
¿Se puede ser siempre tan poderoso?, nada puede ser tan poderoso si aprendemos a ignorarlo, como al lloro de una rabieta de niño, es mejor no escucharle, atacarle con las ganas de tener un buen día, con los sueños de lo que nos gustaría hacer, y su voz aun estando ahí deja de estarlo. Reír con otros cuando grita fuerte, eso le molesta muchísimo, su fuerza se apaga y tu comienzas a dominar la situación, sientes como pese a caminar de tu lado te soltó la mano y entonces te atreves a decir su nombre; dolor neuropático.
Sí, convivo con él, pero los días soleados me olvido de él, cuando estoy con más gente me olvido de él, cuando sueño me olvido de él, y aunque él sabe volver a hacerse presente, no es eterno y se puede ignorar, para dejarte vivir.
Porque nadie es poderoso eternamente, ya que el poder se lo dimos nosotros, podemos aprender a quitárselo.

DEFINICIÓN DE DOLOR NEUROPATICO:
“El dolor neuropático es un trastorno neurológico en el que las personas experimentan dolor crónico intenso debido a un nervio dañado”

El LÍMITE DE LOS SUEÑOS,LO QUE NO SABEMOS SOÑAR

“La razón, es una consecución de preguntas que me llevan continuamente a darme cuenta de que el único límite existente es aquel que no llegas a soñar, porque tu mente no conoce, e incluso podría decir, que ni siquiera está ahí, porque en muchas ocasiones, lo que por ti mismo no soñarías se convierten en realidades porque otros con los que tuviste la suerte de cruzarte  soñaron”

 

Si hay que definir este blog de forma sencilla, diría que es un blog de viajes, y que la excusa para viajar fue y es el buceo.

Si busco las verdaderas razones que me llevan a contaros mis experiencias, tengo que decir que la razón del blog no es más que la que me llevo al mar y a viajar, lo cual no la convierte en una razón sencilla aunque sea la misma.

La razón, es una consecución de preguntas que me llevan continuamente a darme cuenta de que el único límite existente es aquel que no llegas a soñar, porque tu mente no conoce, e incluso podría decir, que ni siquiera está ahí, porque en muchas ocasiones, lo que por ti mismo no soñarías se convierten en realidades porque otros con los que tuviste la suerte de cruzarte  soñaron.

¿Y si vamos donde no podríamos ir? ¿Y si la fórmula matemática para hacerlo no existe? ¿Y si no somos patrones, sino tan diferentes que ni alcanzamos a clasificarnos? ¿Y si no queremos formar parte de ninguna estructura, más que de la nuestra?

Si nos preguntamos y nos preguntamos, no deberemos nada, ni tendremos que ser nada ya existente, seremos lo que queramos, seremos nuestras circunstancias y nos enriqueceremos de los seres con los que nos  crucemos, sin más productividad que la que cada uno queramos dar en cada momento.

El buceo, los viajes y sus circunstancias son una ocasión de preguntarme y enriquecerme, así que por qué no tomarla, si no hace daño a nadie, y porque no contarla, si tal vez alguien quiera conocerla.