Y por fin también… debajo del agua

De nada  serviría que cuente tanta andanza y preparación si no muestro por lo menos un poquito de lo que vi debajo del agua, no sé si hay lugares más bellos o no y no creo que una foto consiga captar la locura de colores que son los arrecifes del Mar Rojo, pero ahí va un poquito del regalo que nos hizo el mar…

debajo-del-agua-1

descendiendo con mi instructor

peces1

Peces Payaso

debajo-del-agua-5

En el arrecife

peces9

Pez Mariposa

debajo-del-agua-6

Con Miguel angel otro buzo diverso

peces6

Tridacna

debajo-del-a-4

Simplemente… buceando

peces3

Pez Mariposa estandarte

debajo-del-agua-7

Dentro del barco

peces7

Pez Globo

debajo-a-2

Observando corales

peces-5

Pastinaca

debajo-del-a-3

Más corales

peces-4

Pez ángel de franja amarilla

peces8

Tiburón leopardo

peces10

Pez Piedra

peces2

Anémona con pez payaso

Fotos cedidas por Jose Luis Prieto Miró

El LÍMITE DE LOS SUEÑOS,LO QUE NO SABEMOS SOÑAR

“La razón, es una consecución de preguntas que me llevan continuamente a darme cuenta de que el único límite existente es aquel que no llegas a soñar, porque tu mente no conoce, e incluso podría decir, que ni siquiera está ahí, porque en muchas ocasiones, lo que por ti mismo no soñarías se convierten en realidades porque otros con los que tuviste la suerte de cruzarte  soñaron”

 

Si hay que definir este blog de forma sencilla, diría que es un blog de viajes, y que la excusa para viajar fue y es el buceo.

Si busco las verdaderas razones que me llevan a contaros mis experiencias, tengo que decir que la razón del blog no es más que la que me llevo al mar y a viajar, lo cual no la convierte en una razón sencilla aunque sea la misma.

La razón, es una consecución de preguntas que me llevan continuamente a darme cuenta de que el único límite existente es aquel que no llegas a soñar, porque tu mente no conoce, e incluso podría decir, que ni siquiera está ahí, porque en muchas ocasiones, lo que por ti mismo no soñarías se convierten en realidades porque otros con los que tuviste la suerte de cruzarte  soñaron.

¿Y si vamos donde no podríamos ir? ¿Y si la fórmula matemática para hacerlo no existe? ¿Y si no somos patrones, sino tan diferentes que ni alcanzamos a clasificarnos? ¿Y si no queremos formar parte de ninguna estructura, más que de la nuestra?

Si nos preguntamos y nos preguntamos, no deberemos nada, ni tendremos que ser nada ya existente, seremos lo que queramos, seremos nuestras circunstancias y nos enriqueceremos de los seres con los que nos  crucemos, sin más productividad que la que cada uno queramos dar en cada momento.

El buceo, los viajes y sus circunstancias son una ocasión de preguntarme y enriquecerme, así que por qué no tomarla, si no hace daño a nadie, y porque no contarla, si tal vez alguien quiera conocerla.