CRÓNICA DE UNA CHARLA ANUNCIADA

…las pasiones, precisamente por ser pasiones, no siempre nos dan alegrías, a veces también se revuelven en nosotros mismos…

Hace unos días participé en una charla sobre “buceo adaptado”. La titulé “un acercamiento al buceo adaptado”. Sin duda fue un acercamiento, pero más bien al estilo “bienvenido Mister Marshall”, vino bastante gente y fueron muy participativos, lo cual valoro mucho. Yo, en la parte que me toca, creo que no conseguí explicar lo que fui a explicar.
Pensé que sí podía, que sin caer en el aplauso fácil o en la casilla de la “superación” podía explicar qué hago y cuál sería el ideal de buceo que necesitaría alguien como yo. Pero no, no estaba preparada, y sigo sin estarlo, para explicar racionalmente y en diapositivas qué es esto de bucear con una diversidad. No pude ordenarlo. Me dolió analizarlo (aunque fue muy necesario), perdí la razón, no utilicé buenos argumentos, y eso, me dolió más.Cartel charla

Mi “inclusión” en el mundo del buceo comenzó con una salida con una fundación que hacía “buceo adaptado”. Después mi personalidad, las personas con las que me he cruzado y el mundo me han permitido bucear mucho más allá de lo que nunca hubiera imaginado, hasta el punto de sentir la necesidad de querer compartirlo en un blog como este, en la radio, en charlas, destapándome y publicando mis sensaciones, mis sentimientos, mis preguntas y frustraciones.

El buceo es para mí una pasión. Y las pasiones, precisamente por ser pasiones, no siempre nos dan alegrías, a veces también se revuelven en nosotros mismos, llegan a lo más profundo, generan que nos cuestionemos lo que creíamos tener claro, trabajando incluso en nuestro subconsciente para descubrirnos algo.

Ahora no quiero mandar preguntas al aire, quiero tomar decisiones. La primera; decido que yo simplemente buceo (en twitter; #yotambienbuceo), que soy dependiente para hacerlo, sí, que mis inmersiones se las debo a quienes me ayudaron y me ayudarán, y a mis ovarios. La segunda decisión es seguir escribiendo sobre ello y la tercera, no analizar demasiado qué estoy haciendo. Los amantes se disfrutan, pueden contarse, pero para qué puntuarlos o encasillarlos si así pueden perder la magia del momento y la posibilidad de sorprendernos si repetimos.

Lo siento, estoy enamorada. Puedo hablar de ello sin guión e intentar contar qué siento. Te puedo decir que leas el blog, que hablemos de ello con unas cervezas o, si prefieres, que me mires a los ojos cuando salga del agua y saques tus propias conclusiones.

Gracias a los que fuisteis a la charla y a mis compañeros ponentes, por ayudarme a pensar y gracias a Teodora Tarta, una chica que se acercó a mí al final de la charla. Estaba ilusionada, me lo dijo, pero no hubiera sido necesario que lo hiciera, sus ojos y su sonrisa ya habían hablado por ella. Pensé que no quería perder la mía y que ojalá mis ojos transmitiesen sólo la mitad de lo que lo hicieron los suyos. Sin duda hará todo lo que se proponga.

Os dejo el video que preparamos para el final de la charla. Intentamos que fuera lo más accesible posible, haciéndolo audio-escrito.

Próximo reto: hacer el blog más accesible a todos.