¡20.000 visitas! posicionamiento S.O.S

Todo el texto que plantea esta entrada es una excusa para colgar el video que encontraréis al final de la misma. Podéis ahorraros el discurso que sigue, e incluso el video si tenéis otra cosa que hacer.

Este video se comenzó hace años y su elaboración ha llevado lustros, así que os veréis más jóvenes. Adoro y respeto a su creador por mil virtudes y seis o siete defectos, y aunque ya os digo que el video no tiene mucho fondo y lo más pesado y bonito ha sido pedir y encajar vuestras fotos, tiene la intención de dar las gracias, que siempre son pocas, con cañeo y alevosía, como me gusta, y dar difusión a un blog que abandono en reiteradas ocasiones y luzco orgullosa en otras, pero que continuo porque escribir me descubre, me enseña a mirar y me ayuda a vomitar opiniones corregidas.

Rezare para no perder el norte de narrar lo que me apasiona y no ahogarme en contar los “me gustas”, el “retuiteo”, los posicionamientos SEO, o las estadísticas de visitas, y lucharé con una demanda de información que es más rápida que el punzón con el que escribo, porque consciente de que el blog y yo podemos ser más tristemente olvidados que un perro en la puerta de un súper, mi supervivencia bloguera depende de mi capacidad de trabajo y de no perder las ganas de tirarme a la piscina o más correctamente al mar, por lo que tratare de mimar y cuidar lo que aquí escriba y transmitir esas vibraciones que más fuertes que las feromonas de un caniche me acercan a quien me lee.

Para los que leyeron hasta aquí, espero que os guste el video y gracias por aguantarme en el sentimiento.

Anuncios

Buceo… ¿adaptado?

No es lo mismo estar en las profundidades que ponerme profunda. Me gusta más lo primero, pero para mi gracia o desgracia, me justificaré echándole la culpa a mis genes, porque lo segundo también me sale mucho y ¡me voy a poner profunda!
No es la primera vez que planteo la importancia de los términos, he de decir que yo tampoco tengo clara la respuesta y por eso abro debate, y pregunto;
¿Se conquistan los derechos cuando cambiamos los términos que nos designan? Silla sola GOPRO
Por ejemplo; ¿los maricones se hicieron visibles y aceptados o tuvieron que esperar a ser llamados homosexuales para salir a la calle orgullosos de su sexualidad? Los negros conquistaron sus derechos llamándose negros a voz en grito y nos chirría la palabra “hombres de color” pero ¿cambia todo si decimos “raza negra”? ¿Por qué dan ganas de matar cuando alguien utiliza diminutivos por miedo a ofender?; “el chinito de la tienda es majo”. Hablar de “todas” para no utilizar el masculino o la @ ¿Iguala a las mujeres con los hombres? Los juegos paralímpicos ¿se refieren a “para-lelos” o los asociamos a “parapléjicos”? Abofetea el término minusválido, pero ¿cambia cómo me veis si me llamáis diverso funcional o discapacitado?silla de ruedas en la playa
Está claro que el lenguaje es importante pero; ¿Es el lenguaje el motor del cambio? ¿o son los cambios en los actos y actitudes? Decir que es una suma de todo, es la respuesta corta del examen y decir que depende del caso, la respuesta del test. Mientras resolvemos estos misterios (yo ando pensando en ello) me escapo a mi terreno y me pregunto y os pregunto;
¿El termino buceo adaptado nos ayuda a incluirnos en el mundo del buceo o nos integra en una actividad anual? Modo; “jornadas de buceo adaptado en…” y no hueles un neopreno más en la vida.
La palabra “adaptado” es demasiado amplia. El buzo estándar se pasa el día adaptando cosas a su buceo particular, el buceo recreativo se adapta con cosas del técnico. De hecho, me parece más pobre auto-denominarse buceador estándar que buceador adaptado, este último gana fuerza, suena más a una persona que se lo “curra”, que busca “adaptarse” al mar ¿no?Aprendiendo con un compañero de buceo
Yo creo que decir que practico buceo adaptado no dice nada. Por un lado, si no hay necesidad de una terminología concreta, es que somos iguales, pero ¿buceo con las mismas condiciones y derechos que los demás buzos? ¿Se adapta el mundo del buceo a mis condiciones? Si la respuesta es que no, ¿necesito un término para distinguirme? ¿Debe ser buza adaptada? O suena mejor hablar de; ¿“buceo diverso”? ¿“Buceo para tod@”?silla con gorki
Yo quiero mis derechos a bucear como cualquiera y si necesito un término, tenemos que pensarlo o diré que soy buceadora, pero entonces que nadie se asuste cuando llegue a su centro en silla de ruedas o me sentiré discriminada, claro.
¿Me ayudáis a buscarlo?

Un compañero

“Lo que tengo y el tiempo no me puede quitar, ni la mar, por muy brava que se ponga, es la lección aprendida. Igual que hay quien no mira o no quiere ver, hay quien sabe ver más lejos de lo que crees ver tú”
Aprendiendo con un compañero de buceo

Yo creía hablar llena de libertad y fuerza sobre las complicaciones de ser tetraplejica y con la misma fuerza y cargada de argumentos llegaba a los centros de buceo.
-Quiero bucear, ¿me metéis al agua? -soltaba sin tartamudear con mi mejor sonrisa.
Yo no sé mucho de buceo pero no tengo miedo y creo que controlo con cabeza mis límites.Aprendiendo con un compañero de buceo
Quien sino yo podía ir más allá de mis miedos, más allá de mis barreras.
Para mi sorpresa ÉL.

Un día alguien que parecía cortar poco bacalao, alguien que no parece ser el más cantante, de los que no te sueles acordar que pasó por la fiesta, de los que no hablan demasiado, una antítesis de mi, diría yo, fue sigilosamente yendo más allá de mis miedo y más allá de mis barreras y me hizo el mejor regalo que puede tener un buzo, quiso convertirse en mi compañero de buceo, el compañero de una buza que además depende de alguien hasta para compensar los oídos.

Sin quitarle mérito a todos los instructores con los que he buceado, aquí la historia empezaba sin destino de buceo, sin saber de buceo adaptado con una pregunta que no queríamos que nos respondiera una certificadora, la queríamos responder nosotros; ¿podríamos bucear solos como cualquier pareja de buceo?.Aprendiendo con un compañero de buceo

Así qué después de meses hablando del tema, me baje a Cabo de Gata este mes de junio a intentar hacer realidad lo que el teléfono nos permitía fantasear.Aprendiendo con un compañero de buceo
Alguna inmersión fallida y un viento de poniente con mala leche no nos dejo entrar al agua todo lo que nos hubiera gustado pero creo que pese a eso, logramos el objetivo.Aprendiendo con un compañero de buceo

Conseguimos tener nuestras propias señales, en base al movimiento que me permiten mis brazos, para poder decir hacia donde ir, que he visto o que necesito, hacer inmersiones con más gente pero funcionando solos o disfrutar como iguales.Aprendiendo con un compañero de buceo

Nos queda mucho que aprender y no sabemos cuando podremos bucear, querer no siempre es poder y la vida es igual de caprichosa que el mar.Aprendiendo con un compañero de buceo

Lo que tengo y el tiempo no me puede quitar, ni la mar, por muy brava que se ponga, es la lección aprendida. Igual que hay quien no mira o no quiere ver, hay quien sabe ver más lejos de lo que crees ver tú.
Y que la voluntad, ese término, que tanto abanderaba mi siempre recordado amigo Paco Guzmán diciendo que movía el mundo, se mueve de la mano de la empatía, obligándome a creer y a vivir la osada palabra igualdad más allá del discurso.Aprendiendo con un compañero de buceo

Gracias, por dejarme con la boca abierta y cerrarme la boca.Aprendiendo con un compañero de buceo

Me quito el sombrero, con mis “asistentes de tierra”, las que se han atrevido pelear con neoprenos y medusas, y a los becarios e instructores del Cortijo Subacuático por la ayuda y las sonrisas.

Tu me miras sin interrogaciones.

¿Una sirena en silla de ruedas?

¿Dónde miramos cuando miramos a los otros? ¿Cómo lo hacemos cuando percibimos a los otros diferentes a nosotros?
Yo no soy la sirena del dibujo y esa silla no representa lo que soy. Cualquiera desde el ojo del que mira, puede ser “una sirena en silla de ruedas”
sirena-serigrafia. Camisetas
Tenemos impuesto mucho más de lo que creemos y tan interiorizado, que nuestros ojos seleccionan también de forma impuesta lo que ven. Si tengo razón afirmando esto, no miramos lo que queremos, ni cómo queremos.
Seleccionamos la belleza, miramos lo que es grato de mirar y sobre todo, miramos lo que entendemos, porque aquello que no entendemos, se convierte en ese libro de lectura obligada, que se abandona a la décima página.
¿Qué nos perdemos entonces? Mucho y a muchos, convirtiéndonos en ovejas de un rebaño.
Aprendamos a mirar y cambiaremos realidades impuestas.
Quiero ver belleza donde otros no la vean, decidir particularmente que es bello, que tu mayor defecto sea tu mayor virtud para unos y que a su vez sea amada o repudiada, sin medidas equivalentes, quiero mirar a quien no debería, sin apartar la vista si así nos conocemos, ver horror en una flor y guapa a la muerte.
No quiero ver una sirena en silla de ruedas, quiero ver un pez acompañando a una amiga, una silla que ayuda a una horrible sirena a disfrutar el sol, me quiero enamorar del color de sus escamas y no de su piel, tenerla envidia por vivir en el mar o desear que pise la tierra, tenerla miedo o reírme de ella, solo ver pez o solo ver pecera.
Quiero mirar lo que quiera en ese dibujo y que me recuerde otra cosa que no es.
Quiero que todos nos podamos sentir sirenas, peces o nada.
Quiero saber ¿y, tú que miras? Y que tengas la libertad de no decírmelo, que sientas sin obligaciones admiración o indiferencia.
Entonces seremos iguales, porque no veremos lo mismo pero nos miraremos.
Eso es para mí el dibujo que comparto y que algunos lleváis en una camiseta, en una pegatina.
Soy culpable de pedirle al artista (mi hermano) que pintaba una sirena en silla de ruedas y él es culpable de regalarle a su hermana pequeña tal capricho, gracias por el mimo de un dibujo.
Ahora tengo que aprender a mirar lo que soy y lo que sois, olvidando lo que me enseñaron.
Gracias a los que miráis. Gracias a los que no apartáis la mirada para conocer.

¿Qué queremos ver? ABRAMOS LOS OJOS!

izquierda

¡Un buzo diverso en la ducha?

Derecha

¿Un perro vestido o trece?

¿ un informatico en Dinamarca ?

¿ un informatico en Dinamarca ?

¿Donde miras?

¿Donde miras?

¿Javi bajo el agua?

¿Javi bajo el agua?

¿Super Tomás?

¿Super Tomás?

¿Dos hermanas Extremeñas?

¿Dos hermanas Extremeñas?

¿ una artista de bollywood ?

¿ una artista de bollywood ?

¿Una gótica y su perro?

¿Una gótica y su perro?

¿Una actriz-cocinera?

¿Una actriz-cocinera?

¿ Deiviz bebiendose una cerveza bajo el agua?

¿ Deiviz bebiendose una cerveza bajo el agua?

¿La pareja de Rivemar?

¿La pareja de Rivemar?

¿Una fisio de vacaciones?

¿Una fisio de vacaciones?

¿Mi instructora en Panamá?

¿Mi instructora en Panamá?

¿La hermana y el hermano?

¿La hermana y el hermano?

¿Más tías con perro en un sofa?

¿Más tías con perro en un sofa?

¿Dos instructores cortijeros?

¿Dos instructores cortijeros?

¿Un hombre mirando descarado?

¿Un hombre mirando descarado?

¿Un camiseta oculta?

¿Un camiseta oculta?

¿Dos monitoras de parranda?

¿Dos monitoras de parranda?

¿yo comiendome una gamba en un barco?

¿yo comiendome una gamba en un barco?

¿Buceadora adaptada? simplemente buceadora, por favor

Publicado en la revista de buceo Escapate numero 6
http://issuu.com/buceourjc/docs/escapate_6-2013

“Julio Verne ya estaba loco y Cousteau también y ahora ustedes viajan al fondo del mar con su mujer que resulta que es negra”IMG_3531

Voy a hablar desde la total ignorancia de ” la industria del buceo” y desde mi sentimiento más sincero y mi experiencia.
Desde mi sentimiento estoy triste y desde la ignorancia estoy más triste. Esto del buceo adaptado no lo entiendo y se supone que yo soy buceadora adaptada, bueno, yo soy buceadora y punto, pero eso todavía no lo ve mucha gente.
La frustración es enorme, si tienes que levantarte cada mañana y volver a explicarle al mundo que eres para ver que te deja hacer y la frustración es mayor cuando tú ya sabes que eres: Una persona.
Por lo visto la gente no lo tiene claro, y le dices una y otra vez: ” pues una persona igual que tú, o ¿tú que miras?”.
Pues en buceo pasa igual, soy una chica que quiere bucear, sin embargo eso no es lo que el mundo del buceo piensa. Dicen que soy una buceadora adaptada y parece que te dicen literalmente; ¡adáptate!
Piensa que no hay barcos pensados para que buces, así que; ¡ADAPTATE! No hay trajes ni material pensados para ti, así que ¡ADAPTATE! No todo el mundo quiere bucear contigo, así que ¡ADAPTATE! Ir a bucear te va a costar más caro porque necesitas más, así que ¡ADAPTATE! SÍ te tiene que ayudar alguien, ocupa y paga: ¿quieres que le prestemos un tubito para hacer snorkel?, así que ¡ADAPTATE!
Sin embargo, te dicen que claro que puedes bucear, porque gracias a la integración hay; ¡CERTIFICADORAS DE BUCEO ADAPTADO!
Pagaras tus títulos como todos pero tendrás que bucear con instructores de adaptado que también pagaran su nuevo título y por tu seguridad solo podrás bucear con ellos probablemente en sus centros. Como solucionar todo lo anterior, búscate la vida, lo importante es que tienes título.
De vez en cuando cogen a unos pocos de esos que hay que integrar y se hacen una foto con una “entidad sin ánimo de lucro”, pero luego como alguno quiera seguir buceando se encontrará con títulos pero con muchas barreras. Esto no se hace con maldad, sino con el desconocimiento de la diferencia entre el termino integración e inclusión.
¡MIREN NO! yo no quiero que me regalen nada, que la vida está muy dura para todos, y entiendo que tengo que aprender otras pautas concretas para bucear con seguridad, pero déjense de tonterías y no me integren, INCLUYANME!
Piensen en equipos y neoprenos que nos valgan a todos, puntos de inmersión para todos, barcos para todos, titulaciones que me permitan bucear con quien quiero, que ya nos adaptamos nosotros, hablen de accesibilidad.
Cada persona con diversidad funcional (discapacidad) es un mundo, y no van a ser mis piernas las que me capaciten para bucear, será mi aptitud.
Si siguen sin entender porque estoy triste, voy a utilizar unos ejemplos que nos gustan mucho a mi colectivo:
Qué pasaría si una certificadora o un centro no dejara bucear a una mujer por ser madre, bueno, si hace la titulación de ” buceadora con hijos”, sí, o no dejara bucear a un negro porque luego huelen los neoprenos mucho a negro y su certificación solo les deja bucear con negros o a un gordo porque su flotabilidad… y no vamos a hacer neoprenos grandes que se ven feos ¿quién los va a comprar?
Lo que pasaría es que nos echaríamos las manos a cabeza.
No hace tanto que los negros entraban por la puerta de atrás, ni hace tanto que no se contrataban mujeres, no hace tanto que no queríamos inmigrantes y ahora nos queremos ir nosotros.
Mi estimada “industria del buceo” yo no quiero integrarme quiero que me incluyan y que me cueste y fabriquen igual un neopreno con una cremallera pensada para mí, que para una mujer o para un macho ibérico estándar del buceo.
Mis estimadas “certificadoras adaptadas” déjenme decidir con quién buceo, sí ya estamos certificados, ustedes nos cualificaron, ya valoraremos nosotros que necesitamos en el agua.
Quiero bucear “en negro”, sin marcas ni nombres hasta que piensen incluirme. Buceo con personas no con certificadoras, buceo con centros, no con simples negocios, yo lo que quiero es ver pececitos y no quiero tener que volver a explicar que lo que soy, porque soy simplemente una persona que quiere bucear.
Me gustaría que mis palabras se entendieran como una crítica constructiva y nos sirvan para reflexionar y mejorar.
Julio Verne ya estaba loco y Cousteau también y ahora ustedes viajan al fondo del mar con su mujer que resulta que es negra.

Alguien extraño con quien convivo a diario

Parada metro de Madrid Voy a hablaros sobre alguien extraño del que todavía no me atrevo a pronunciar su nombre.

Poca gente quiere definirlo, no se atreven. Los brujos y eruditos estudian sobre él, pero no saben cómo hacerle desaparecer, nadie quiere que esté con nosotros, aunque él tiene su derecho a existir y lo que existe se puede ignorar, pero no se puede destruir.
Muchos le conocieron, y muchos convivimos con él.
Os lo trataré de describir por si le veis paseando conmigo y no me veis feliz, lo trataré de describir para que entendáis a los que le conocen y no les juzguéis, os lo trataré de describir para que me cueste menos convivir con él, os lo trataré de describir porque tal vez sea la única forma de ignorarlo.
No recuerdo el momento exacto en el que le conocí, y no sabía que se quedaría siempre, creo que no actúa igual con todos los que le conocemos, pero a muchos se nos presenta un día y es difícil hacerle callar.
Siempre está hablando y su tono oscila a su deseo, al igual que su discurso, en ocasiones tan osado que te hace rabiar y llorar y otras tan agradecidamente monótono que te permite ignorarlo, ¡benditos esos días!
Es muy listo, siempre sabe que decir para llevarte al límite, hasta que se va apoderando de tus ganas, de tus sonrisas y vives para convivir con él.
Se pone de acuerdo con tus días malos para atacarte, parece confabular con el tiempo, y cuando éste es extremo y pesado de llevar, su voz se escucha más alta.
Si nunca le escuchaste hablar, no te aconsejo que hables de él, no serías justo con quien sí lo conoce.
¿Se puede ser siempre tan poderoso?, nada puede ser tan poderoso si aprendemos a ignorarlo, como al lloro de una rabieta de niño, es mejor no escucharle, atacarle con las ganas de tener un buen día, con los sueños de lo que nos gustaría hacer, y su voz aun estando ahí deja de estarlo. Reír con otros cuando grita fuerte, eso le molesta muchísimo, su fuerza se apaga y tu comienzas a dominar la situación, sientes como pese a caminar de tu lado te soltó la mano y entonces te atreves a decir su nombre; dolor neuropático.
Sí, convivo con él, pero los días soleados me olvido de él, cuando estoy con más gente me olvido de él, cuando sueño me olvido de él, y aunque él sabe volver a hacerse presente, no es eterno y se puede ignorar, para dejarte vivir.
Porque nadie es poderoso eternamente, ya que el poder se lo dimos nosotros, podemos aprender a quitárselo.

DEFINICIÓN DE DOLOR NEUROPATICO:
“El dolor neuropático es un trastorno neurológico en el que las personas experimentan dolor crónico intenso debido a un nervio dañado”

Volare…ououououhhh

folleto-de-asistencia-en-viaje-de-aenaVerdad: “Los derechos  están para pisarlos, las leyes para interpretarlas y las reglas  para saltárselas”

Esto es así en la práctica nos guste o no, en ocasiones nos beneficia y en otras nos ahoga y utilizare el ejemplo de coger un avión siendo usuario de una silla de ruedas, para reafirmarlo cómo al menos una de mis verdades absolutas.

Este aparente derecho, tiene carrete de anécdotas y peleas, que daría para escribir un libro de esos bien gordos que se estudian en las oposiciones. Y es que  los derechos están para que te los pisen, ya que  ¿puede todo usuario de silla de ruedas coger un avión?, respuesta correcta: no.

Hay mucha gente que necesita viajar sentado en su propia silla o al menos necesitarían un modelo de asiento diferente al estándar, más adaptado a sus necesidades, pero ni existen esas opciones  ni creo que se las estén planteando.

Digo yo, que si la intención fuera llevar a un tetrapléjico de estos de los auténticos, de mando de mentón, en un carromato al Roció porque es la ilusión de su vida, acepto que las soluciones sean un poco de bar de madrugada, del estilo; “le atamos con unas cuerdas al caballo” o “mejor con un carrito detrás del carromato”,  o “creo que tengo en casa unos cojines que…”. Pero en este caso estamos hablando de la industria de la aeronáutica señores, que construyen aviones que dan la vuelta al mundo y llegas a la cena ¿ y no se les ha ocurrido como podemos viajar en nuestra propia silla?, pues no,no le han dado muchas vueltas.

Lo último y más puntero en sentarte en el avión, es una silla con una sutil sutilísima cuerda para agarrarte el tronco, que es tan estrecha como el pasillo del avión y  que si eres un poco más ancho que la misma, tu culo o tus codos se van dando con cada fila de asientos y solo te queda rezar para que no te haya tocado al final del avión, porque la parte de elegir asiento depende de tu capacidad de camelarte a las azafatas de tierra y de la compañía aérea, si has confiado en viajar con una low-cost, te toca de la mitad del avión para atrás y ventanilla por si pasa algo se aseguran que te sacan el ultimo. Como no hay leyes concretas, cada compañía las interpreta, así que cada viaje es una experiencia ¿Dónde dice la ley que debo sentarme? Respuesta correcta: donde diga cada compañía.

Por no hablar de lo irracional que es que después de que tu silla haya pitado en todos los arcos de seguridad del aeropuerto, no te digan nada por llevar el kit de llaves Allen de la silla en el bolso, mientras pasas comiéndote un bocadillo de chorizo, y sin embargo, te digan que tu silla tiene que ir en la bodega porque son las normas de seguridad.

Y para colmar el vaso,  dependes de la asistencia en viaje(los del chalequito con el dibujo de la silla de ruedas) que depende del país y lo grande que sea el aeropuerto o ni los ves o son el mismo tío que el de cafetería.También hay que decir que si te toca uno majo, son muy majos.

Pero no te preocupes, las reglas están para saltárselas, hay técnicas para conseguir  disfrutar de un vuelo: lo primero hazte amiga de la azafata de tierra, si tu silla no es muy historiada tal vez te deje subirla al avión y te ahorres que salga por la cinta de maletas con una rueda menos, como segundo comodín, tienes a los asistentes de viaje, pregúntales como les trata la vida y que tal su madre, seguido de una petición de que guarden tu silla con mucho cariño y informen que te la suban y no salga por la cinta y el tercer cartucho son las azafatas de vuelo, sácalas la mejor de tus sonrisas y trata de que te coloquen en primera fila para tener un poco más de espacio para estirar las patas, a veces con las prisas del embarque, hacen caso.

Si nada de esto funciona, te recomiendo que viajes con más de un amigo, para presionar más o para que te asistan sin chaleco al más puro estilo sherpa y no sufras si nada ha funcionado y vas en ventanilla al final del avión y tu silla termina rota en la cinta de maletas, porque siempre te quedara cuando pongas la reclamación  engordar el precio de la silla como cuando te roban el bolso y tus gafas del top manta se convierten en la denuncia en unas gafas de marca.

Por lo demás  “espero que tengas en buen viaje y gracias por confiar en  volar con derechos”