El Muro; México

Las páginas de nuestro cuaderno de viaje,aquel que no debíamos de perder;direcciones de hoteles,telefonos de contactos en México,ocultaban un apartado más importante,una sección llamada “El Muro”,donde cada cual,expresaba lo que sentía.

                                                 “Porque esto no es una cuestión de lunes, martes, o miércoles sino de personas y de relaciones y de atrevernos a mostrarnos tal y como somos, sin mascaras…”

“¿cuáles son tus miedos?,¿ te los cuentas?¿me los cuentas?”

                       “5.marzo.2012, desayunando…conversaciones profundas. “Viva todos los estereotipos que nos quedan por romper, VIVA LA VIDA”

“Donde has puesto…UFFFF”

                                                                                       “La sonrisa de Elena bailando en la disco”

“rabia”                                               “comprensión”

                                                                                                                               “agradecimiento”                                                            “incomprensión”

“La sonrisa de Elena en la playa sentada en la orilla”                                                                      “UFFFF…”                                                                                “una, dos y …”

                                                                                    “kilómetros, kilómetros y kilómetros y kilómetros y kilómetros y kilómetros y lokimetros y metronikos y kimonicos y SUEÑO”

Anuncios

Al otro lado del charco…

En México, con Rosalía y Elena. Volvería a hacer ese viaje. Qué cansado. Qué especial.

Antes de México.  A veces con Elena daba gracias por momentos en los que sentía que mi presencia y mi manera de proceder eran buenos, necesarios, a veces imprescindibles. Alimentaba mi ego y… pesaba menos.

Después de México. Siento que soy prescindible, que me agoto, que no “tengo que ser”, que, de hecho “soy” no tan generosa como pensaba, ni tan dedicada y me gusta, me gusta poner límites y más saber poner límites sin olvidar el respeto y admiración que tengo por quien me pide y sin obviar que, aquella que pide, no sabe en qué punto hay que parar.

No me arrepiento. Lo mismo que en ocasiones tenía ganas de gritar e irme lejos, sola, otras me partía de la risa, las tres en un baño de dos metros cuadrados, sudando, perdiendo la fuerza por la risa y Elena riéndose más todavía.

Muchas veces pensaba que era una manera muy bonita de viajar, ayudar a otra a cumplir un sueño, y otras me parecía absurdo estar tan lejos, en un Méjico tan Mágico y sin poder ir donde quería, hacer lo que me apeteciera o simplemente no hacer nada. Eché de menos no hacer nada.

Y bebimos birras… montones, eso era lo mejor del día. A veces podíamos irnos un rato Rosalía y yo, hablar de nuestras cosas, reírnos, llorar, sentir por un momento que no estábamos currando!! Y otras veces, las tres en una discoteca del Caribe con personajes variopintos y fantásticos y, por momentos, ni acordarme de currar.

Contrastes, sensaciones y sentimientos contrarios. Momentos difíciles para las tres y bueno,  aprendí y aprendo mucho con las dos.

Y al final cansancio, mucho cansancio físico y mental. Pero especial.

Beatriz