Azores. La gruta de Pedro

Un rincón de Santa María

Si ahora lo busco en un mapa, parece no apuntar en ninguna dirección. Verdes. Perdido en el Atlántico. Montañas verdes. Perdido en la pequeña Isla. Yucas en flor, blancas y verdes. Ese rincón se grabó en mi memoria. Altos bancales de viñedos. Consiguió que las revoluciones de mi mente se frenaran con cada segundo que pasaba allí. barrancos verdes. Paz y calma. El musgo verde bajo el agua de una pequeña cascada .Sentí que podía coger aíre para el resto de mi vida. Verdes montañas cortadas que van a parar al azul del mar. Fue un regalo saber que bucearíamos allí cuando la embarcación nos dejó ver que estábamos frente a ese paisaje. El verde más verde se une al azul más azul. El punto de inmersión quedaba muy cerca de esa bahía. Bucearíamos debajo de aquel rincón perfecto.

rincón Azores

 

 

 

 

 

 

Debajo de un rincón de Santa María

El mar estaba quieto rompiendo la maldición que acompaña al nombre del Atlántico. Suave espuma blanca. Y el sol calentaba de sobra el día, preparando una entrada tranquila, lejos de las corrientes que habíamos sufrido otros días. Un cosquilleo del sol en el hombro.

La majestuosa gruta se alzaba entre dos rocas. Piedra. Formando un triangulo que escondía dentro un azul eterno. Los focos de mi casco alumbraban las paredes donde las estrellas de mar de diversos colores compartían espacio. Rojos, naranjas. Los rayos de luz cortaban la piedra dibujando contraluces en gamas de azules. Transparente que tiñe de azul la roca. La gruta se abrió y una visibilidad inmensa nos dejó ver bicudas, moreias, rainhas, castanhetas, salmonetes, una raia, el baile de una liebre de mar. Negra, suave, viva. Y huidizos peixes balão. Todo entre las rocas y la fina arena. Una eternidad, un instante. Fuera del agua. Barrancos verdes. La bahía nos daba una posición en la tierra y volvía a ser protagonista, dejando atrás un azul intenso que recuerdo en pocas inmersiones. Infinito.

Gruta de Pedro II. Azores

Un lugar mágico con nombre en la pequeña isla de Santa María. Nombre que yo no te daré y lugar que no debes perderte.Gruta de Pedro 3. Azores

 

Gracias Pedro, Jorge y Manuel. Siempre a Tere y a Javi.

Anuncios

3 pensamientos en “Azores. La gruta de Pedro

  1. Te leo y me maravillo.
    Me impregno de tus emociones, de las que nacen al interpretar lo que quieres decir, y lo disfruto.
    Y vuelan pensamientos, que llegan al agradecimiento de poder leerte.
    De poder leer a mujeres, mujeres que viajan y llenas de aventuras, vuelven a casa a compartir la belleza en la que se vieron envueltas.
    (…)
    Gracias, Elena, por compartir estas cositas tan lindas e inspirarme compartir todo el amor que tengo a las mujeres de mi vida y de nuestra historia 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s