Rodeada de agua: Islas

“Soy una sirena alejada del mar y mi silla trasforma la desesperanza en añoranza, la inmovilidad en movimiento y me ayuda a pensar cómo mantener mis escamas mojadas”

Cómo no ser una sirena que va sentada en una silla de ruedas. Pensándolo, es lo más inteligente que puede hacer una sirena que vive rodeada de edificios de hormigón. Ni siquiera me llega brisa de la periferia, vivo en el centro de la capital y lo más líquido que tengo cerca es el volumen en conjunto de toda las cervezas que se beben en las terrazas de mi calle los modernos, turistas y conocidos.

Aunque de apellidos catalanes y valencianos -aquí colindo con el mar- por este lado sólo me queda hablar de mis tatarabuelos.

Y yo, por sentirme, me siento manchega, una tierra muy alejada del mar en la Península Ibérica, la tierra de mi padre, mis tías y amigos. Manchega de la estepa, donde la tierra se agrieta, dura como para partir azadones y donde los atardeceres son, como mínimo, igual de bonitos que en el desierto, de lo llano que es el horizonte.Atardecer manchego

Más allá de mis circunstancias, mi personalidad me lleva a “maquinar” cómo volver al agua y aquí mi sangre manchega ha heredado lo que en mi tierra se conoce como “ansia viva” . Este proceder se podría definir como un incontrolable deseo de encabezonarse con algo que se quiere hacer, llevándolo al extremo y no cesando en el empeño, hasta conseguirlo. Pertenece a la familia semántica de “por mis huevos”, “con dos ovarios'” y muy alejado del conocido y popular “sí, se puede”, muchísimo más suave.

Con mi silla, kilos de hormigón y tierra llana aumentando el deseo, escamas pidiendo agua y una cantidad preocupante de “ansia viva”, me propongo rodearme de agua esta temporada primavera-verano.

Robado a Wikipedia

Robado a Wikipedia

Qué mejor que islas.
Las islas, lugares que han sido el espacio perfecto para grandes relatos, mágicamente vinculadas a la muerte y a lo femenino, soñadas y desconocidas para todo el que no es isleño, claro (estos suelen andar hartos de agua), tienen en sus definiciones el común denominador de; “rodeada completamente por una masa de agua” y así es como quiero estar yo.
La primera de la lista; La Graciosa, a ésta le seguirá otra, y otra -si mis muertos me siguen bendiciendo- Baleares, Azores, Cabo Verde y soñado mucho; Maldivas, cocos… ¿ por qué no? Se me ha metido en la cabeza rodearme de agua y de cabezona soy capaz de terminar reivindicado el peñón de Gibraltar.Nubes

Termino el post en el avión de vuelta de La Graciosa. Viaje relámpago, con mucha agüita y poco tiempo para escribir, pero con mucho que mascar para narrar historias, y pudiendo adelantar que las islas encierran mucho que contar, tanto para romper el mito, como para seguir soñando con la próxima.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s