Empezar a bucear

Aquí ya esta todo inventado,no nos vayamos a creer que nos iluminamos y comenzamos a gestar una idea,bueno,creo que alguno que otro,si lo hizo; Arquímedes en su bañera o Einstein en sus teorías,pero normalmente los encuentros entre las personas son los que nos enseñan nuevas cosas,pudiendo enriquecernos unos de otros

La idea de bucear, me la regalo mi amiga Carolina, una chica con una diversidad similar a la mía, y que ahora es deportista paralímpica.

Carolina me había animado más de una vez para acompañarla a  esquiar o a bucear, con una asociación que te preparaba todo el viaje; los hoteles accesibles, la actividad planteada para poder hacerla adaptada, y un precio majo por el paquete completo de viaje.

Porque no me terminaba de atrever, o no me cuadraban las fechas nunca la acompañe, pero el verano de 2011 necesitaba que terminara con un viaje o una actividad independiente, no quería un viaje entre varios amigos, necesitaba decir; “yo me voy a …”,sin cuadrarlo más que con un asistente personal, quería  hacer algo “relativamente sola” .

Recordé a esta asociación e indague en la página, tenían programado un viaje de Iniciación al  buceo adaptado un fin de semana a finales de septiembre, y vi la oportunidad clara, hablé con mi asistente, cuadramos la remuneración por el viaje, y se lo propuse a mi madre, para tener dos personas para ayudarme.

Tenía un montón de dudas; como iba a manejar la incontinencia, como ponerme un neopreno, teniendo en cuenta que subirme un vaquero ya cuesta, y todos los miedos del mundo en relación con el hecho de bucear; como me sentiría, o si sería capaz de respirar  con el regulador debajo del agua.

Fuera del agua mi autonomía ya escasea, ¿qué pasaría dentro del agua sin poderme comunicar?.

Si te lo piensas mucho no lo haces, así que fui resolviendo dudas y necesidades a medida que preparaba el viaje; les pedí que llevaran una camilla para poder tumbarme en el vestuario para ponerme y quitarme el  neopreno, hable con Carolina para resolver dudas; ¿Cómo te suben al barco con la silla? ¿cómo te bajan al agua?, Y hablando con buzos me comentaron aquello de; “Hay dos tipos de buzos; los que se mean, y los que no lo dicen”, creo que esta frase tiene detractores, pero a mí  siempre me  ha venido al pelo, si no he podido sondarme entre inmersiones.

Con una maleta enorme de  “por si acasos”  el 23  de septiembre, nos fuimos para L´Azohía, Murcia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s